sábado, 1 de octubre de 2022

Embalse de Pineta - Ruta Ornitológica e Histórica "PR- HU 137 / GR 19.1", Bielsa (Huesca).

Embalse de Pineta.

Interesante y sencilla ruta ornitológica, es un recorrido circular por el entorno de Bielsa, con una derivación hasta el embalse de Pineta. Transitando por los senderos señalizados PR-HU 137 y GR 19.1, que ascienden hasta el camino de servicio del canal del Cinca, el itinerario se adentra por un frondoso bosque de pinos con multitud de aves. El mirador de Bielsa ofrece espléndidas vistas sobre el pueblo y la montaña, siendo un buen punto de observación de rapaces. El embalse de Pineta permite contemplar azulones y fochas, además de disfrutar de unas espléndidas vistas sobre el valle de Pineta.

Bielsa.

Entre Madamas y Trangas, Bielsa.

Aproximación:

Desde la población de Ainsa En la rotonda, tomamos la primera salida en dirección Carretera Aragonesa/ Av. Pineta /A-138. Continuáremos por la Carretera Aragonesa/A-138, hacia Labuerba /Escalona. Un poco antes de entrar al túnel de Bielsa, giraremos a la izquierda hacia Ctra. Chisagues /HU - V - 6402. Pegad@s al rio Barrosa, hasta llegar a una gran zona de estacionamiento de Bielsa. Aquí estacionaremos el vehículo.

Bielsa.

Inicio de Ruta "PR - HU 137 /GR 19.1".

Recorrido.-

Una vez estacionemos el vehículo, nos dirigiremos hacia el centro de la población de Ainsa, primero por la Carretera de Parzán, después por la Avenida de Pineta, hacia la Plaza Mayor, aprovecharemos para hacer una visita al Ayuntamiento y recabar información de la zona. Al salir seguiremos por la Avd. Pineta hasta la Carretera de Bielsa, cruzaremos junto al viejo puente de cruz por la nueva pasarela de madera y traspasar sobre el río Cinca, veremos las primeras indicaciones y el inicio del sendero del GR - 19.1" Mirador de Bielsa / Embalse de Pineta" para acercarnos al Embalse de Pineta.

Maribel, Marieta, Guti & Txiki.

Camino del Portiello.

Nos adentramos en un sombrío sendero que, adentrándose en el bosque de coníferas del piso montano húmedo, mayoritariamente Pino Blanco "Pinus monticola ó Pînus sub. Strobus". En el bosque nos habituaremos a los pequeños sonidos y a la luz que se cuela entre las copas de los árboles. Los pequeños movimientos entre las ramas delatan la presencia de las aves. Atender a sus cantos puede ser otra gran ayuda para su localización e identificación.

Nos encontramos el en viejo "Camino del Portiello", que a través del paso de Portiello, Comunica Bielsa con Tella, este sendero se ha señalizado actualmente como el GR - 19.1, supera grandes desniveles entre compactos  y bien conservados bosques de Pinos, Abetos e inclinados pastizales. El collado o paso del Portiello se eleva a 2.067 m. de altitud en lo alto de la sierra. Desde allí se obtienen unas magnificas vistas tanto del valle de Bielsa y sus cumbres como del valle de Cinca hacia Ainsa.
  
Marieta & Txiki + Galo & Maribel.

Bielsa.

Tras supera un fuerte desnivel, alcanzaremos un ancho y llano camino que por la derecha nos lleva rápidamente al Mirador de Bielsa, agradable y acondicionada área de descanso, enclavada sobre el casco urbano de Bielsa, donde aparecen dos didácticas mesas de interpretación que nos informan sobre acontecimientos históricos sucedidos en el valle.

La Bolsa de Bielsa.-  Los antecedentes sucedieron el 22 de Marzo del año 1.938, desde sus posiciones sobre una quebrada línea que discurría desde el Este de Panticosa, en la frontera del río Aurín, hacia Sabiñanigo y Jaca, por el río Gallego, hasta el sur de Huesca, ciudad aun en poder de las fuerzas gunarmentales, el Cuerpo del Ejercito de Navarra emprendió una ofensiva que logro en pocas jornadas el total hundimiento del sector del frente que cubría la 31ª División Republicana. La mayoría de sus componentes, incluidos sus mandos y los del 10º Cuerpo del Ejercito remontaron en una caótica huida los valles que se abren perpendicularmente al Pirineo y tras cruzar algunos de sus puertos de mayor altitud, cubiertos de nieve, se internaron en Francia.  

Mirador de Bielsa.

La 43ª División Republicana, como consecuencia de esta ofensiva, situada más al Norte y apoyándose en una orografía favorable, se replegó escalonadamente, intentando evitar la perdida de contacto con su retaguardia. Pero sin embargo, la ocupación de Benasque y su valle por parte de la 62º División Nacional, el 12 de Abril, aisló a los republicanos sin remedio en el abrupto territorio que,  desde la crestas pirenaicas donde hace el Cinca, se extiende mas allá de Bielsa hasta el macizo de Peña Montañesa, cerca de Aínsa. Esta situación dará lugar a uno de los episodios más conocidos de la Guerra Civil en Aragón, que mas tarde se recordara como "La Bolsa de Bielsa".


Camino del Canal.

Camino del Canal.

Sobrepasado el Mirador de Bielsa encontraremos una bifurcación de caminos señalizada: el GR-19.1 prosigue ganando altura en dirección a Tella; el PR-HU 137, que nos orienta hacia el embalse y refugio de Pineta, es la opción peatonal por la debemos continuar.

Las rutas ornitológicas por Sobrarbe y La Ribagorza promovidas por el Centro para el Desarrollo de Sobrarbe y La Ribagorza (CEDESOR) pretenden dar a conocer buena parte del rico patrimonio natural de la zona, con las aves como protagonistas. Son recorridos fáciles, pensados para un público mayoritario, que requieren de 1 a 3 horas de marcha a pie y que están perfectamente señalizados e interpretados con mesas y paneles informativos, y a los que esta publicación y el mapa que la acompaña invitan a acercarse.

Estos itinerarios facilitan la observación de las aves más emblemáticas de estos valles y montañas, adentrándose en sus diferentes hábitats.

PR- HU 137.

PR- HU 137.

Nuestro sendero va por la cubierta hormigonada del Canal del Cinca hasta que la conducción se interna en la montaña. En ese momento, una senda por la izquierda sube a una pista.

En los años veinte, se pretendió hacer llegar el agua embalsada de Pineta, hasta la Central Hidroeléctrica de Lafortunada, (objetivo que no sólo se cumplió, sino que hasta hoy mismo es utilizada).

Para ello, los trabajadores que pusieron su esfuerzo, tuvieron que excavar a base de pico y pala, algunos tramos de roca. Abrieron paso a una acequia, que ahora, no lleva solamente el agua de la montaña, también aficionad@s al senderismo la recorren para contemplar las bellas montañas que la rodean.




Además de las pequeñas aves forestales, también se pueden observar rapaces del bosque entre la espesura, como el azor o el gavilán, o en los lindes, como el busardo ratonero. Menos abundantes y bien camufladas, su localización no es fácil dentro del bosque, por lo que son necesarias suerte y paciencia.

En estos Valles también se practico el contrabando, eran muchos los puertos y pasos que se utilizaban para atravesar la frontera "Esa línea imaginaria" y llegar a la vecina Francia, a la región del Bigorre; Barrosa, el Puerto Viejo y el de Bielsa (que comunicaban con Aragnouet), Tringoniero (para llegar a Tramezaigués), Plana Castet, y Ordiceto (que comunicaba con Saint Lary) eran los que se utilizaban normalmente.
Las gentes de Bielsa, Espierba, Chisagués y Javierre conocían perfectamente estas montañas. Desde siempre las habían franqueado para vera la familia que residía en el pías vecino o para intercambiar suministros necesarios que les ayudaran a pasar mejor el año. Con el contrabando veían una salida a su aislamiento , una herramienta para su supervivencia y una vía hacia la libertad.


L@s Pasador@s, personas dedicadas a "pasar" a otras personas de un país a otro de forma ilegal y anónima eran a menudo l@s mism@s contrabandistas de mercancías que veían en este tipo de contrabando una sustancial fuente de ingresos, aunque con mayores riesgos personales. Políticos, sacerdotes, judi@s, refugiad@s, ... y perseguid@s en general pudieron salvar sus vidas gracias a estas gentes que les condujeron al otro lado de la línea imaginaría. Otr@s sin embargo no sobrevivieron al viaje y jamás llegaron a su destino.

Las facerías, los tratados de paz o facerías entre los valles colindantes de las dos vertientes pirenaicas fueron muy importantes ya que, durante siglos, los valles pirenaicos fueron independientes, casi soberanos. Cada uno tenia sus propias leyes y tribunales, formado por l@s vecin@s de ambos valles, que se constituían cuando había que juzgar las infracciones cometidas contra las normas establecidas en los Tratados de Facerías.
El valle de Bielsa y el francés de Barège firmaron en 1.384 un acuerdo de regulación y defensa de sus intereses ganaderos, incluyendo el compromiso de defenderse mutuamente en los conflictos bélicos. Esta fraternidad entre l@s habitantes de ambas vertientes surgió como consecuencia de la necesidad de disponer de recursos complementarios entre los dos lados del Pirineo. Se podría decir que, desde hace mucho tiempo, l@s habitantes de estas montañas han sido pioner@s en el "mercado único europeo".      

Embalse de Pineta.

Embalse de Pineta.

Siguiendo la pista por la derecha entre el pinar, se llega frente a la presa del embalse de Pineta. Este embalse del río Cinca ocupa el fondo de un valle de origen glaciar, o sea, por el que un glaciar de dimensiones considerables que ha dejado patente hasta hoy sus huellas en la morfología de la zona.
Su rasgo principal es su perfil en forma "U" a modo de canal por donde se deslizo la lengua de hielo. Si nos fijamos en el paisaje a nuestro alrededor podemos ver como el fondo plano del valle contrasta con los enormes tarailones "cortados a picos" a los lados. Una forma de erosión típicamente glaciar.

Los glaciares , al fundirse , pueden dejar taponados los valles formando lagos como si fueran presas naturales. Durante el retroceso de la legua al fundirse, el glaciar dejó a la salida del valle, taponándolo, la carga de rocas que transportaba dentro de sí formando barrera, "una morena frontal", que  en su día creo la existencia de un lago tras de si, a lo que generan las presas modernas a día de hoy. 


Embalse de Pineta.

Kanguro Truchero.

Kanguro Truchero.

Si miramos las rocas de las paredes del entorno(mas en los barrancos" podremos observar que están formadas por rocas de muy distintos tamaños, mezcladas entre ellas sin un orden concreto son depósitos acumulados por un glaciar que fluyo por el valle hace miles de años.

Terminamos de cruzas o bordear la canalización del embalse de Pineta hasta el otro extremo, disfrutando de unas preciosas vistas del todo este embriagador entorno. Aprovechamos y nos acercamos al el Kanguro Truchero es un acogedor y sorprendente gastrobar situado en las cercanías. Se trata de un restaurante que admite mascotas y que apuesta por la comida de calidad, de cercanía, con opciones vegetarianas y veganas. En sus instalaciones las mascotas son bienvenidas, tanto en la zona interior como en la exterior, sin ningún tipo de restricción.


Kanguro Truchero.

Kanguro Truchero.

Entre los placeres para el paladar que l@s viajer@s encontrará en el Kanguro Truchero destacan, por ejemplo, su carta de hamburguesas gourmet; sus pizarras de curadas, quesos y patés de la zona; sus exquisitas y variadas ensaladas con productos de la agricultura local; su variada y exclusiva ‘cocina fusión’; su cous cous; su sushi casero con productos de la tierra, etc.

Además Kanguro Truchero también es conocido por su vertiente social y un tanto ‘alternativa’, colaborando con organizaciones sociales como Médicos Sin Fronteras, Acción Contra el Hambre, UNICEF, La Caja de Música o Seo Birdlife.

En suma, estamos ante un gastrobar atrevido, con gran calidad gastronómica, en el que podremos degustar platos de gran calidad acompañados de nuestra mascota. 



El retorno lo realizamos casi volviendo sobre nuestros pasos, si queremos podemos desviarnos  tras volver a cruzar el embalse de Pineta y siguiendo las indicaciones hacia Bielsa, en la primera bifurcación a nuestra izquierda mirando a Bielsa en sentido de nuestra marcha. Y tras cruzar el bosque y pasar una pasarela de madera sobre el río Cinca, llegaremos a Javierre de Bielsa, que es una pequeña aldea del alto valle del Cinca perteneciente al municipio de Bielsa, del que dista tan sólo 1 km en dirección noroeste. Está ubicada en la salida natural del valle de Pineta, en un pequeño agrupamiento de casas alzadas en una reducida llanura entre las que sobresale la iglesia, que preside su cota más elevada. Su reducido núcleo urbano es el resultado de reconstrucciones realizadas en la postguerra, ya que esta zona fue fuertemente devastada durante la Guerra Civil. Desde que se abriera en la década de 1.970 el túnel de Bielsa, esta zona se ha convertido en la puerta de la comarca de Sobrarbe desde Francia y ha adquirido importancia desde el punto de vista turístico y comercial.

Para termina, solo nos queda ir recorriendo un a pista asfaltada, atreves de verdes prados y zonas de cultivo , hasta llegar de nuevo a Bielsa. 


Plaza Mayor, Bielsa.

Ficha técnica:

Grado de Dificultad: Bajo.
Tiempo / Horario: 1 h. 
Desnivel / Cuota máxima: 1.020 m. a  1.150 m.
Uso: sí.
Uso actual: senderismo, espacio protegido de interés natural, geológico, cultural e histórico, etc.
Estado: bueno
Señalización: Buena. (Señales indicativas "Poste de madera verticales color amarillo", hitos de madera, marcas de pintura de GR "Rojas/ Blanca" y PR "Amarillas/ Blancas" y algún plafón explicativo).
Sitios de valor: Bielsa, Bosque de Piso Montano, Canal de Cinca, Mirador de Bielsa, Embalse de Pineta, Gastrobar El Kanguro Truchero, etc. 
Época: Todo el año. En verano evitar las horas de mas calor y en invierno ir abrigad@s. Llevar ropa y calzado adecuado, según época y agua.

Croquis Ruta Embalse de Pineta por Camino del Canal "PR-HU 137 / GR 19.1", Bielsa (Huesca).

Maribel, Galo, Guti & Marieta.

 

jueves, 22 de septiembre de 2022

Ruta de las Ermitas de Tella, Tella (Huesca).

Tella.

Situado a una altitud de 1.384 m., Tella es un pequeño pueblo de gran belleza. Basta con recorrer sus calles para descubrir en seguida los pilares de la esencia pirenaica. Casas de piedra, chimeneas con espanta brujas y convivencia entre el ser humano y el paisaje. 

Desde aquí, las vistas son sobrecogedoras. Tella se encuentra en la cabecera del río Yaga y se abre en panorámica para ofrecer unas espectaculares vistas del valle del Cinca y la Comarca del Sobrarbe. Desde aquí observamos la sierra de las Cazcarras y la Peña Montañesa. 

Realizamos una pequeña ruta circular que nos permite descubrir tres joyas del patrimonio arquitectónico de esta
área de los Pirineos: la ermita de los Santos Juan y Pablo (siglo XI), la ermita de la Virgen de Fajanillas
(siglo XII) y la ermita de la Virgen de la Peña (siglo XVI). Las tres están ubicadas en medio de la montaña, en un bonito entorno natural a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Zona de Estacionamiento, Tella.

Iglesia de San Martí, Tella.

Aproximación:

Desde Aínsa, seguimos la carretera A-138 en dirección a Bielsa y Francia. Dejamos atrás la población de
Escalona. Desde la carretera A-138, justo después del Hospital de Tella, tomamos la desviación hacia la
izquierda en dirección a Tella, donde un cartel nos indica “Ruta de las Ermitas”. Después de hacer 5,6 km.
dejamos atrás a la izquierda el desvío que va hacia Revilla y continuamos 2,7 km. por la carretera hasta
llegar a Tella. Podemos estacionar el vehículo junto al punto de información del Parque Nacional o un poco
más arriba en un gran aparcamiento que hay.


Zona de Estacionamiento, Tella.

Una vez hayamos estacionado el vehículo, nos dirigimos a la Casa del Molino, donde se encuentra el Centro de Información y unos baños públicos. Aprovechamos para realizar una visita al Museo del Oso de las Cavernas de Tella.

Tella.

Museo del Oso de las Cavernas, Tella.

En este pequeño museo que se encuentra situado en la planta superior de la Casa del Molino de Tella, nos explica los elementos más relevantes del
yacimiento de la “Cueva de los Osos”. Este yacimiento, situado en las proximidades de Tella y a más de 1.600 m. de altitud, es el yacimiento de osos cavernícolas más alto de la Península Ibérica. (Más información y vistas: 974 510 024; www.cuevadeloso.com).

Museo del Oso de las Cavernas, Tella.

Iglesia de San Martí.

Tras termina la visita al Museo del Oso Cavernario, empezamos la ruta en la entrada del pueblo de Tella. El sendero que nos llevará a descubrir las tres
ermitas empieza frente a la entrada principal de la iglesia de San Martín, la iglesia es una obra del siglo XVI, construida con pieza sin labrar o con poca regularidad unidas con una argamasa, mezcla de cal, arena y agua. En el año 1.559 debía estar ya acabada pues D. Pedro Vitales, en su visita a Tella, hacía perfecto y detallado inventario de los equipamientos de la iglesia.

El templo consta de una nave rectangular alargada con capillas laterales, prolongadas en una cabecera plana orientada al este, ligeramente mas baja y estrecha. Adosada al costado sur de la cabecera se halla la sacristía. Desde la capilla norte se accede al coro a través de las escaleras que ascienden por el interior del muro. Todos los recintos están cubiertos con bóvedas de medio cañón.
 
Iglesia de San Martí.

Inicio Ruta de las Ermitas, Tella.

Se levanta sobre la capilla sur junto al pórtico de entrada . Al igual que el resto de la iglesia, es mampostería. En lo alto esta el campanario, con dos vanos rematados con arcos de medio punto abiertos al sur y otro vano igual en cada uno de los restantes lados de la torre.

El acceso lateral, por el muro sur. La puerta es de arco de medio punto hecho de dovelas, enmarcado por una arquivolta y una imposta. Un pórtico con bóveda de medio cañón culmina con prestancia el conjunto y ofrece techo y refugio para los días con tiempo desfavorables. 

Por ultimo la iglesia alberga tres tallas de madera originarias de la derruida ermita de San Sebastián, situada sobre el Paso de las Devotas, un desfiladero sobre el río Cinca en las proximidades de  Lafortunada.
Una representa la Virgen con el niño, mide unos 56 cm. y es del siglo XVI. Otra figura de 44 cm. es de una Santa sin determinar y se fecha también en el siglo XVI. La  imagen del titular de la ermita, San Sebastián, carece de cabeza y es del siglo XVII. 

Tella.

Circuito de las Emitas de Tella.

Dejamos atrás la población. Avanzamos en dirección Oeste (en ligera tendencia hacia la derecha), por un camino flanqueado por prados y por algunas construcciones de piedra. Caminamos hasta un pequeño lomo de tierra donde abunda el boj" Buxus sempervirens" y otros arbustos hasta introducirnos en un hermoso bosque de pino rojo "Pinus sylvestris". Las cortezas anaranjadas del pino rojo se levantan por encima de un sotobosque que está dominado por el enebro común "Juniperus communis" y el boj "Buxus sempervirens". 

Circuito de las Ermitas de Tella.

Circuito de las Emitas de Tella.

Aprovechamos algún claro entre el denso pinar para observar, a nuestra derecha, las montañas que nos separan del valle de Pineta. Después de
unos minutos llegamos a una señalización “Ermitas / San Juan y Pablo (s-XI)”. En este punto, el bosque se aclara y al fondo a la derecha ya podemos ver la primera ermita de la ruta, la más antigua del conjunto. 
Construida en el año 1.019, la milenaria construcción se encuentra a los pies de un peñón calcáreo y dibuja un singular paisaje.

Ermita de los Santos Juan y Pablo.

Ermita de los Santos Juan y Pablo.

Llegamos junto a la ermita descendiendo por un sendero a nuestra derecha. Esta ermita fue construida en el siglo XI siguiendo la tradición arquitectónica de los valles pirenaicos y es uno de los mejores ejemplos del románico en Aragón.
La nave es de planta rectangular y esta cubierta por una bóveda cañón apuntada de lajas y argamasa. La cubre un tejado de losas. Es posible que la cubierta original fuera de madera. La nave se une al ábside por un arco apuntado.
El ábside, es uno de los elementos mas característicos, tiene planta de herradura. Su cubierta, en forma de bóveda de cuarto de esfera, se modifico más tarde para hacerla apuntada. El ábside presenta una ventana lateral en forma de saetera, posiblemente construida mas tarde para su iluminación.
Bajo el ábside se encuentra una pequeña cripta rectangular seguramente de las partes mas antiguas del edificio. En su cabecera se abre un vano aspillerado con derrame hacia el interior y, además, un pequeño nicho. Se accede a la cripta por una escalera de siete peldaños en el muro sur.
 
Ermita de los Santos Juan y Pablo.

Ermita de los Santos Juan y Pablo.

La Ermita tiene unos 1.000 años, en las obras de conservación realizadas en los años 70, los albañiles de Tella encontraron un sillar hueco tapado con una laja. Dentro hallaron una cajita de madera que contenía un pergamino. La cajita "lipsanoteca" pudo contener también alguna reliquia que se habría deshecho. El acta de consagración atestigua el paso de un simple edificio a ser un lugar de sagrado. Era un rito mágico.
Según el pergamino la consagración fue oficializada por  el Obispó Borrel de Roda de Isabena, en el año 1.019, (Imagina el viaje) y entre l@s asistentes se encontraba la Condesa de Toda.
La Lipsanoteca original se encuentra en el Museo Diocesano de Barbastro. Bajo el altar en el sillar hueco puede verse una reproducción.
   
Ermita de los Santos Juan y Pablo.

La ermita se encuentra situada a los pies de la roca de la Peña de San Juan, también conocida como Puntón de las Brujas. Esta ubicación no es casual: se cree que fue el
propio obispo que la mandó edificar justo aquí para eliminar las supersticiones populares que anunciaban la presencia de brujas en la zona. 

El collado conocido como Collado de la Balbanera, fue una zona de antiguos cultivos de cereal, luego utilizados como pasto y tras su abandono son colonizados por el matorral. Abundan los erizones "Echinospartum horidum", en forma de cojín verde que cuando florece se vuelve amarillo.
 
Galo, Maribel, Marieta & Guti.

Circuito de las Ermitas de Tella.

Reanudamos la marcha y regresamos al cruce de caminos donde hay la indicación hacia las dos ermitas
que nos quedan por visitar (“Ermitas”).
Tras la ermita , al Noroeste se divisan las Gargantas de Escuain y Revilla, Al Norte vemos la montaña de Tella, pastos de verano bajo el Portillo de Tella, que comunican con el Valle de Pineta.

Circuito de las Ermitas de Tella.

Ermita Virgen de la Peña.

Llegamos a un pequeño collado desde este punto subimos en dirección Suroeste, por pendientes suaves, hasta el montículo donde se levanta la más “joven” de las ermitas de Tella (siglo XVI). Durante la subida, disfrutamos de bonitas vistas sobre el pueblo de Tella (izquierda) y las montañas que lo rodean.  Ermita elevada sobre una atalaya natural. 

La Ermita se construyó en el siglo XVI y es obra de mampostería , con una nave rectangular cubierta con bóveda de medio cañón, compuesta por estrechas lajas , unida a la cabecera por un arco de medio punto. La cabecera, de planta rectangular, es de menor altura y anchura que la nave y también esta abovedada. En el muro norte hay adosada una pequeña capilla lateral  con arco rebajado.
  
Ermita Virgen de la Peña.

Ermita Virgen de la Peña.

La puerta de entrada se abre en la fachada oeste y esta rematada con un arco de medio punto construido con grandes dovelas. Sobre el arco hay una pequeña hornacina con la imagen de la Virgen de la Peña. La ermita se ilumina con dos vanos con derrame hacia el interior.

La ermita sufrió graves daños en la Guerra Civil y la antigua imagen de la Virgen resultó destruida. La imagen actual es  de factura moderna y se representa sentada sobre un trono con el Niño Jesús sobre un regazo y con una rosa en la mano derecha. A sus pies aparecen varios animales de la fauna local.
En el pedestal se puede leer Santa María de la Peña , Protectora de la Naturaleza.
En 1.995 se restauro la ermita, aunque ya en 1.983 se habían realizado arreglos en la bóveda y se había construido el tejado de losas.

Ermita Virgen de la Peña.

Ermita Virgen de la Peña.

En el año 1.715, la fe por la Virgen de la Peña llevo a l@s tellallan@s a fundar una Cofradía en su honor. Era muy numerosa e incluso tenia lista de espera para ingresar en ella. El Domingo del Rosarío, el día de la fiesta, se mataban diez ovejas y se repartía la carne. La cuota de entrada para un/a nuev@ cofrade era entregar una oveja. 
Poco antes de estallar la Guerra Civil la Cofradía se extinguió. 

Deshacemos el camino hasta llegar nuevamente al collado de este punto tomamos un sendero que sube en dirección Noreste hasta la ermita de la Virgen de Fajanillas.

Ermita Virgen de Fajanillas.

Ermita Virgen de Fajanillas.

La Primitiva construcción se realizo en el siglo XII e inicialmente constaba de nave planta cuadrada y ábside semicircular orientado al Este.
La nave, de aspecto robusto, es una obra de mampostería con las piedras mejor labradas colocadas en las esquinas y está cubierta con bóveda de cañón. La puerta de acceso se sitúa en el muro Oeste y es de arco de medio punto rebajado hecho con dovelas. Le antecede un pórtico con vertiente a dos aguas, actualmente hundido. El ábside está cubierto con bóveda de cuarto de esfera que arranca de una imposta rectangular.
El templo fue consagrado en 1.509 y hasta 1.597 fue sede de la parroquia del pueblo. En ese año ésta se traslado a la iglesia de San Martí, que se había construido durante el siglo XVI.    
  
Ermita Virgen de Fajanillas.

Ermita Virgen de Fajanillas.

Durante el siglo XVI, la bonanza de la actividad ganadera, las minas y el comercio con Francia y el Somotano generaron en toda la cuenca del Cinca los recursos económicos que posibilitaron la construcción , reforma y ampliación de muchos edificios religiosos, como fue el caso de Tella. Así, en esa época, se construyó adosada al muro Norte una torre planta cuadrada en mampostería tosca. Entroncada a la nave de la ermita , se realizo a nivel del suelo una capilla cubierta con bóveda de cañón, desde la que se accede  a la parte alta de la torre, que posee dos vanos de medio punto al Este  y al Oeste para ejercer de campanario, y también  se rectificó el muro Sur de la nave.
Durante la Guerra Civil , la ermita sufrió destrozos y en 1.995 recibió la ultima restauración.
    
Ermita Virgen de Fajanillas.

Ermita Virgen de Fajanillas.

En aragonés fajana ó fajanilla hacen referencia a una faja estrecha de terreno que puede aparecer de manera natural en las laderas de un peñasco  o que ha sido ganada a la montaña por la acción del se humano para su cultivo, aterrazándola. La Virgen, pues, hace honor a la configuración de la propia tierra donde es venerada.

Tella también encierra o oculta su lado mitológico aquí la brujería, fue un fenómeno ampliamente extendido que llego a su cénit durante los siglos XVI y XVII, según se puede constatar documentalmente. El primer documento escrito en el que se hace referencia explicita  es una carta del obispó Oliva a Sancho el Mayor en el año 1.023. En 1.499 se produjo un contagio de posesión demoniaca en muchas mujeres de algunos valles pirenaico. Las afectadas eran llamadas "latrantes", pues labraban como los perros.
    
Ermita Virgen de Fajanillas.

Circuito de las Ermitas de Tella.

Bajamos de la colina hasta el collado disfrutando de una excepcional perspectiva de la ermita. Desde el collado, tomamos un viejo camino que está protegido por muros de piedra y rodeado de prados. Pasamos por el lado de rosales silvestres, hiedras y también manzanos y otros árboles plantados por el hombre. Llegamos a las primeras casas de Tella. Cruzamos todo el casco urbano y llegamos a la iglesia de San Martí donde finalizamos este paseo. 

Tella.

Casa del Molino, Punto de Información.

Croquis Rutas de las Ermitas de Tella, Tella (Huesca).

Ficha técnica:

Grado de Dificultad: Bajo.
Tiempo / Horario: 1 h. 
Desnivel / Cuota máxima: 1.339 m. a  1.396 m.
Uso: sí.
Uso actual: senderismo, espacio protegido de interés natural, religioso, cultural e histórico, etc.
Estado: bueno
Señalización: Buena. (Señales indicativas "Carteles de color verde con indicaciones" y algún plafón explicativo).
Sitios de valor: Casa del Molino, Museo Oso Cavernario, Iglesia de San Martí, Ermita de  Juan y Pablo, Ermita de la Virgen de la Peña, Ermita de la Virgen de Fajanillas, etc. 
Época: Todo el año. En verano evitar las horas de mas calor y en invierno ir abrigad@s. Llevar ropa y calzado adecuado, según época y agua.

Tella.